Cientos de personas protestan contra la quema del Corán en Suecia en Pakistán

Cientos de personas salieron a las calles de diferentes ciudades de Pakistán este martes para mostrar su indignación por la quema del Corán en Suecia por un abogado ultraderechista sueco-danés frente a la embajada turca.

La protesta, organizada por el recién formado partido de la Liga Musulmana Markazi, recorrió las calles de las principales ciudades del país, aunque las grandes manifestaciones se llevaron a cabo en la ciudad oriental de Lahore e Islamabad.

«Ha habido una protesta en Lahore de la Liga Musulmana Markazi contra la quema del Corán», confirmó a EFE un responsable de la Policía metropolitana que pidió no dar su nombre ni aportar más detalles.

Los manifestantes en Lahore portaban pancartas contra el incidente, que tuvieron lugar el pasado sábado en Suecia, y corearon consignas como «vergüenza para Suecia», según se pudo ver en varios vídeos que se difundieron a través de medios paquistaníes.

El ultra Rasmus Paludan, un abogado danés que también tiene nacionalidad sueca, quemó el pasado sábado un ejemplar del libro sagrado musulmán frente a la embajada de Turquía en Estocolmo, donde también exhibió un dibujo que ironizaba con la sexualidad del profeta Mahoma.

Paludan, que defendió durante el acto su derecho a la libertad de expresión, se convirtió hace unos años en un fenómeno en redes sociales en Dinamarca por sus polémicas quemas del Corán en barrios de inmigrantes, y su partido, Rumbo Firme, se quedó a décimas de entrar en el Parlamento en las legislativas de 2019.

Video vía Twitter: @dw_espanol

Tras varias penas menores por delitos de racismo y una prohibición de las autoridades electorales danesas por manipular declaraciones de votantes, Paludan probó suerte en Suecia, donde ha protagonizado actos similares, que originaron disturbios la pasada Semana Santa.

La quema del Corán también provocó las protestas del Gobierno turco y de otros países de mayoría musulmana, como Jordania, Arabia Saudí, Kuwait y Marruecos.

El primer ministro de Pakistán, Shehbaz Sharif, se unió el domingo a esta lista, alegando que «ninguna palabra es suficiente para condenar adecuadamente el abominable acto de profanación del Sagrado Corán por parte de un extremista de derecha en Suecia».

«Esto es inaceptable», sentenció el mandatario en Twitter.

La blasfemia y el insulto al Islam son temas muy delicados en Pakistán, un país de mayoría musulmana que ha sido testigo de protestas violentas periódicas y, en algunas ocasiones, de linchamientos a personas acusadas por turbas enfurecidas.

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *