Investigadores y comunidades indígenas rescatan cultura huilliche en Chiloé

Como parte de las actividades del proyecto “Saberes ancestrales: Rescate y puesta en valor de la memoria huilliche”, ejecutado por la Fundación Senda Darwin y financiado por el Fondo del Patrimonio Cultural, en el sector rural de Koñimo, al noreste de Chiloé, se dio inicio al ciclo de talleres para la formación de futuros facilitadores de la cultura Huilliche.

La primera etapa estuvo a cargo de Alex Kaicheo, educador tradicional y sanador huilliche que pertenece a la comunidad indígena Koñimo, quien en su fogón familiar transmitió su conocimiento sobre cosmovisión, lengua y medicina Huilliche a los miembros de las comunidades.

Durante el desarrollo de los talleres los participantes pudieron reconocer las plantas medicinales, aprender sobre símbolos propios que representan la cosmovisión Huilliche y conocer la lengua tanto en un ámbito protocolar como en un ambiente de convivencia y conversación.

Cosmovisión

Juan Manuel Huentelican, coordinador territorial del proyecto, evaluó positivamente los talleres “ha sido un muy buen trabajo, bien explicado y de una forma práctica para que lo puedan comprender fácilmente y que puedan sentirlo, la cosmovisión solo se puede aprender cuando se siente”, expresó el educador tradicional, quien destacó a este proyecto como pionero y de gran relevancia para las comunidades del sector.

“Este es un trabajo de recuperación, es primera vez que se hace en el territorio y por eso tiene un tremendo valor para nuestra cultura”, subrayó.

El programa de talleres del proyecto contempla la realización de cuatro instancias de formación para dos grupos: educadores tradicionales y miembros de las comunidades que desean aprender sobre su cultura. En marzo continuarán las jornadas con el taller Costumbres y Ceremonias a cargo de la educadora tradicional Laura Montalva y en abril con Historia del territorio noreste de Ancud, a cargo de Juan Manuel Huentelican.

Este proyecto busca rescatar y poner en valor el patrimonio cultural inmaterial huilliche, a través del levantamiento de información del conocimiento ancestral, mediante un proceso participativo con las comunidades, la realización de talleres y la creación de material educativo y didáctico con el resultado de este proceso.

Fundación Senda Darwin ejecutores del proyecto

La Estación Biológica Senda Darwin es un Área Protegida Privada, ubicada en el sector noreste de la isla grande del archipiélago de Chiloé. Desde hace varios años, en este territorio se ha generado un trabajo colaborativo entre la Fundación Senda Darwin y las comunidades indígenas Lof Wenul, Pellu Williches, Leufu Huicha, Senda Chacao y Estero Chacao.

“Fruto de esta colaboración y conversaciones para identificar en conjunto las necesidades del territorio, se diseñó y presentó este proyecto en el que la Fundación sirve como un puente para promover que los educadores tradicionales puedan transmitir su conocimiento a la comunidad”, explica Mariela Núñez Ávila, directora de la Estación Biológica Senda Darwin e investigadora del Instituto de Ecología y Biodiversidad.

La científica destaca que el proyecto que se está ejecutando “considera una investigación antropológica que permitirá recopilar información específica de este territorio, la cual será sistematizada y entregada mediante material educativo y didáctico a los niños, niñas y sus familias, de modo de propagar el conocimiento Huilliche a toda la comunidad”.

Junto al desarrollo de ciencia y educación, la colaboración con las comunidades locales es uno de los tres pilares de la misión de la Fundación Senda Darwin, explica la investigadora del IEB, donde el rescate, puesta en valor y transferencia del patrimonio natural y cultural chilote forman parte de su quehacer.

“Por esta razón, este proyecto, busca apoyar a las comunidades Huilliches locales en la construcción de un relato creado a partir de la memoria ancestral, los usos del territorio y la práctica de su cultura. Junto con fortalecer la identidad local, se espera que sirva como herramientas para el desarrollo de un turismo sustentable en la declarada Zona de Interés Turístico (ZOIT) Chiloé, la que abarca parte importante del territorio noreste de la comuna de Ancud”, señala.

Apertura de los talleres

Asimismo, Núñez se refiere a la jornada de apertura del ciclo de talleres, realizada durante febrero en este centro de investigación científica, donde los participantes del proyecto pudieron conocer el trabajo de la institución en el territorio, sus redes de colaboración e interés de apoyar no solo la conservación de la diversidad biológica, sino también la diversidad cultural.

“La lengua huilliche transmite el conocimiento sobre nuestro entorno natural, sobre los sonidos de la naturaleza y la mutua dependencia entre los humanos y los seres que habitan los ríos, los mares, los bosques y humedales. Nos habla sobre los usos medicinales y comestibles de la flora nativa, junto con la importancia del agua para sustentar la medicina, la agricultura y la vida de toda la comunidad. Estos son los saberes locales, que son igual de relevantes que la ciencia, y que juntos, nos permiten conocer mejor, valorar y cuidar nuestra naturaleza”, comenta.

El proyecto financiado por el Fondo del Patrimonio Cultural (convocatoria 2020) del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, será ejecutado por 12 meses, en la comuna de Ancud.

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *