Rechazan declaración de convencionales oficialistas que buscaba condenar la violencia

El pleno de la Convención Constitucional rechazó -por 55 votos en contra, 44 a favor y 43 abstenciones- una declaración que presentó en octubre un grupo de 20 convencionales de la derecha que buscaban que el órgano condenara «todo tipo de violencia como forma de expresión política».

Estos convencionales encabezados por la ex subsecretaria de Carabineros y de la Niñez, Carol Bown, además de Harry Jürgensen (RN) y Arturo Zúñiga (UDI), solicitaban atender  los «hechos de violencia» generados desde el estallido social, así como «las graves consecuencias que esta ha producido en las últimas semanas».

Los convencionales pidieron que se sometiera a votación el comunicado que decía que «vivir en un Estado de Derecho, esencialmente democrático, nos obliga a expresar nuestras opiniones y creencias de forma pacífica, con pleno respeto de los derechos de quienes integran nuestra comunidad, de manera tal que debe excluirse toda acción violenta, esencialmente ilegítima, como mecanismo válido de expresión de dichas ideas».

«En razón de lo anterior, esta Convención Constitucional condena todo tipo de violencia como forma de expresión política», sostiene la declaración.

También señalan que «forma parte de nuestro deber realizar declaraciones cuando éstas se encuentren dirigidas a promover la paz social, lo que constituye un pilar fundamental de la vida democrática».

Fueron los convencionales de la ex Lista del Pueblo quienes mayoritariamente rechazaron esta declaración. A este rechazo también se sumaron Apruebo Dignidad, escaños reservados y Nuevo Pacto Social. En el Frente Amplio, Colectivo Socialista e Independientes No Neutrales se abstuvieron.

Al respecto, el convencional Harry Jürgensen dijo que «queremos construir una casa de todos, pero es lamentable que haya convencionales que no estén dispuestos a reconocer el noble propósito de nuestra declaración, que no es otro que encontrar en la Convención un mensaje simple y de unidad y en contra de la violencia».

En esa línea, lamentó que «se intente desfigurar el sentido de nuestra propuesta con otra declaración presentada un mes después, que contiene afirmaciones inexactas y no evidenciadas. Incluso se podría interpretar que justifican ciertas violencias en ciertas ocasiones».

Asimismo, Arturo Zúñiga manifestó que «lo que ocurrió el 15 de noviembre (la firma del Acuerdo por la Paz y una Nueva Constitución), a pesar de lo que algunos creen, es un rechazo a la violencia extrema del 18-O. (…) El estallido se acabó y el diálogo ganó, con reglas claras a través de esta Convención».

En la oposición, Marcos Barraza (PC) señaló que «la violencia no se combate ni se extingue con declaraciones manipuladoras, tendenciosas, parciales, sesgadas y además orientadas a instrumentalizar a la Convención para fines electorales».

Por otra parte, Bessy Gallardo (Lista del Apruebo) consideró que «decir que hay grupos terroristas, que hay encapuchados, que se cometen delitos, sin juicio previo es una violación a los DD.HH. Debo recordarles que somos agentes del Estado y estamos llamados al respeto irrestricto a estos derechos. Por favor, permitamos que las investigaciones continúen, presumamos la inocencia y así como hablamos de condenar ciertos tipos de violencia, condenemos toda la violencia, incluyendo aquella que culpa a las personas que aún no han sido sometidas a juicio».

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *